jueves, 19 de julio de 2012

Cadena de memes

Hola, soy un meme. No soy un meme para memos ni una memez de meme. Soy, damas, caballeros e intersexos varios, un meme de libros y llego desde las insondables profundidades donde se produce la intersección entre la biblioteca borgiana, el subconsciente humano y la tecnología de la información. Busco lectores que hayan leído, al menos, diez libros para que me ayuden a extender mi influencia a lo largo de vuestras conciencias. Dicen los memes de videojuegos que estoy condenado, que no puedo encontrar un sustrato de lectores que no existe y que pueden contarse con los dedos de media mano los que han leído tal número de libros y cuentan, encima, con materia gris sobrante para recordarlos.

No seas memo y extiende este meme.


Ahí voy:
  
Un libro que me cambió mi vida
 
Corría el verano de 1988 y acababa de finalizar mis estudios de Matemáticas. Mientras esperaba a un amigo en un bar para tomar unas cañas me puse a echarle una ojeada al periódico “El País”. En una de sus páginas me llamó la atención una reseña de este libro que además incluía el texto de una de las pequeñas “historias” que contiene. Me pareció interesantísimo y me lo compré de inmediato esa misma tarde.

Richard Feynman  fue un físico Estadounidense que ganó el Premio Nóbel en 1965. Falleció en 1988, antes de que yo leyera su libro. Se trata de una colección de anécdotas y vivencias de su autor, casi siempre relacionadas con su labor investigadora y su forma de ver la vida. Podríamos decir que es un libro escrito en formato blog. Lo cierto es que su lectura me ha ayudado mucho sobre todo en mi forma de estudiar los aspectos relacionados con mi investigación científica. Concretamente hay una “entrada” en la que cuenta cómo a medida que un colega le va comunicando sus avances científicos, él va modelizando mentalmente los conceptos nuevos que salen mediante imágenes inventadas y las va relacionando a medida que el colega le relata sus propiedades y teoremas derivados. Así, para recordar toda la charla es suficiente con reproducir la película mental construida. Algunas de las estrategias de Feynman para atacar los problemas que se le planteaban en su labor de investigación, han sido adaptadas por mí en las escasas “trivialidades” que he demostrado.

 Un libro que tuve que leer más de una vez

Este es un claro ejemplo de que las lecturas han de hacerse a su debido tiempo. La primera vez que leí el "Protágoras" fue en mis años de bachillerato y por obligación, por supuesto. Era la asignatura de Filosofía de tercero del extinto BUP. ¡Menudo peñazo de libro me pareció! Algunos años después, en una de esas tardes lluviosas de domingo en las que te da por ordenar la habitación por puro aburrimiento, me volví a encontrar con él y recordé mis tiempos del instituto. Casi sin darme cuenta comencé a leer algunos pasajes y me atrapó. Desde entonces, periódicamente lo vuelvo a disfrutar. La verdad es que la forma que tiene el personaje de Sócrates de llevar a contradicciones a su contrincante y también al lector, es espectacular. Este libro entrena las capacidades lógicas deductivas.





Un libro que me llevaría a una isla desierta

Para mí esta es la obra cumbre de la novela española y hasta mi alcance literario, de la literatura universal del siglo XIX. Sin ningún género de duda yo la prefiero antes que El Quijote. Así pues, en mi particular isla desierta no puede faltar mi admirado D. Leopoldo, representado mediante un ejemplar de “La Regenta” No hay más que añadir.



Un libro que me hizo reir

Podría haber elegido cualquier otro libro de Tom Sharpe, pero me decanto por éste porque fue el primero que leí del autor. La verdad es que luego acabé sólo una par de ellos más y reconozco que ya no fue lo mismo. En cualquier caso, “El bastardo recalcitrante” es uno de los poquísimos libros que hizo que soltase buenas carcajadas. Normalmente, este tipo de libros me hacen esbozar una sonrisa o expulsar bruscamente aire en forma de risa contenida, pero “El bastardo recalcitrante” y las aventuras y desventuras del protagonista me hicieron reir a mandíbula batiente.



Un libro que me hizo llorar 

Realmente, no recuerdo ningún libro que me haya hecho llorar de manera efectiva. Algunos me tocan ligeramente la fibra sensible, pero “llorar”, lo que se dice “llorar”, no lo he experimentado nunca con la lectura de un libro. Lo más parecido que se me viene a la mente en estos momentos en cuanto a libros que quizá me hayan humedecido los ojos es “EL Camino”, de Miguel Delibes. También fue un libro de obligada lectura en la época de insituto. Pero he de decir que éste me gustó ya en esos momentos de la adolescencia. Es un libro donde la tristeza, la añoranza y la muerte están muy presentes.

Un libro que me hubieras gustado escribir

Leí este libro sin tener ninguna referencia sobre su argumento. Recuerdo que me lo recomendó un amigo de pasada y un día que estaba mirando libros de Problemas de Álgebra en la librería Estudio, de Santander, ví en  un expositor una edición casi de bolsillo. Lo compré y lo terminé a la tarde siguiente. Desde el primer momento me cautivó su originalidad, su misterio,.. En fin, sin duda me hubiese gustado ser Patrick Süskind cuando parió la novela. La idea subyacente del libro yo creo que podría ser incluso considerada como Ciencia Ficción.

Un libro que aborrezco

Me regalaron este libro por mi cumpleaños hace ya bastante tiempo. Os aseguro que me puse a leerlo con gran devoción. ¡El gran Umberto Eco!, autor de “El nombre de la rosa”, que tampoco he leído pero cuya película me encantó. Pues bien, al cabo de unas cincuenta páginas me cansé de tener que ir al diccionario a cada instante. ¿De dónde salen esos adjetivos?. Yo siempre había pensado que dejar de leer un libro empezado era un fracaso del lector. Como cuando uno ataca la cima de una montaña sin éxito. Pero a raiz de enfrentarme al “Monte Olimpo”
que me supuso “La isla del día de antes”, me aplico la máxima que dice: “Con tantos libros que hay para leer no merece la pena empeñarse en terminar uno que no te resulta interesante”

Un libro que me decepcionó

Cuando me hice socio del Circulo de Lectores allá por el año 1993, te dejaban escoger unos cuantos libros que te regalaban a modo de bienvenida. Entre ellos yo elegí  “El reverso de la historia I”, de Pedro Voltes, animado por una reseña del mismo que había en la propia revista del Círculo de Lectores. El hecho de que fuese una colección de pequeños relatos acerca de hechos históricos que no ocurrieron exáctamente como pasaron a la historia sino que la verdad de los mismos está oculta en el reverso de lo trascendido, me pareció suficientemente interesante como para abordar su lectura. Sin embargo reconozco que como decía mi madre, que en paz descanse: “Al cocer mengua”.

Un libro que estoy leyendo ahora

Comencé con su lectura a raíz de la publicación de la supuesta segunda parte “El mapa del cielo”, animado por mi compañero de trabajo y amigo Elías Fernández-Combarro, experto en literatura de Ciencia Ficción con un interesantísimo blog que aprovecho para recomendar. Se llama: Sense of Wonder

Estoy hacia la mitad y he de reconocer que la prosa de su autor, Félix J. Palma, resulta de una sencillez muy elegante. Es un placer su lectura.


Un libro que pretendo leer 
 
Hace años que lo tengo pendiente y con la escritura de este “meme” renuevo mis intenciones para leerlo. Ya tengo comprometida mi siguiente lectura con “Tormenta de espadas”, la tercera parte de “Juego de Tronos”. Pero el siguiente será “La conjura de los necios”. El hecho de que sea la primera novela publicada de su autor, John  Kennedy Toole, en 1980; de que su publicación fuese 11 años después de la muerte por suicidio de  éste, de que le concedieron el premio Pullitzer de ficción  en 1981 y de que sólo tiene dos novelas publicadas, ambas obviamente a título postumo, son razones más que suficientes para leer “La conjura de los necios.”

2 comentarios:

odo dijo...

Espero que te guste El mapa del tiempo tanto como a mí. Por cierto, Félix J. Palma estará firmando libros el sábado en Avilés.

Te he añadido a la lista de blogs participantes en el meme: http://sentidodelamaravilla.blogspot.com/2012/07/blogs-participantes-en-la-cadena-de.html

¡Gracias por participar!

saliary dijo...

Un libro que me cambió la vida:
"Cómo suprimir los problemas de Dalie Carnegie.

Libro que me leí en un suspiro:
"La papisa" de Donna W. Cross

Algo que me hubiese gustado escribir:
"Una habitación propia" de Virginia Woolf.

Libro que estoy leyendo ahora:
"Orlando" de Virginia Woolf

¡Saludos!